La guía para que sepas qué mascarilla debes comprar

0
230

El Ministerio de Consumo ha elaborado una guía en la que ofrece a los ciudadanos toda la información sobre los tipos de mascarillas que hay en el mercado y cuál es la que deben adquirir dependiendo de su situación. En el manual se distinguen tres modelos diferentes: mascarillas higiénicas, mascarillas quirúrgicas y mascarillas EPI.

La primera es la más adecuada para las personas que estén sanas ya que “son un complemento a las medidas de distanciamiento físico e higiene recomendadas por el Ministerio de Sanidad”. “Suelen estar compuestas por una o varias capas de material textil y pueden ser reutilizables o de un solo uso” y “cubren boca, nariz y barbilla”, explica el documento.

En cuanto a la duración de las reutilizables, “el fabricante indicará el número máximo de lavados”, aunque después de este momento no se puede garantizar su eficacia. Recomiendan, además, no utilizarla durante más de cuatro horas por comodidad e higiene y sustituirla si se humedece o se deteriora.

Se aconseja, de igual forma, prestar atención al etiquetado y comprobar que haga alusión a la norma UNE, que “asegura el cumplimiento de un estándar de calidad”. En él además encontraremos el nombre del producto, su duración (reutilizable o no), talla, instrucciones sobre su colocación y uso, material del que están hechas y cómo y cuántas veces se puede lavar en el caso de que se pueda volver a utilizar.

Pueden adquirirse en cualquier establecimiento, pero Consumo advierte de que esta información debe aparecer también en aquellas mascarillas que se compren por internet. “Si no está envasada, la información deberá figurar en una etiqueta sobre el propio producto o en un folleto que se entregará al comprador”, señala.

Indicaciones sobre las mascarillas higiénicas.

Indicaciones sobre las mascarillas higiénicas.MINISTERIO DE CONSUMO
Las mascarillas quirúrgicas son aquellas que tienen como objetivo evitar la transmisión del virus por parte de sanitarios, enfermos o casos sospechosos. “Están diseñadas para filtrar el aire exhalado. Su misión es proteger a quienes están a tu alrededor, evitando la dispersión vírica al estornudar, toser o hablar”, indica la guía.

Pueden ser de tipo I o de tipo II según su Eficacia de Filtración Bacteriana (EFB). Las segundas también “pueden ser resistentes a salpicaduras (sangre y otros líquidos biológicos) si se denominan IIR”. Esta información debe aparecer en el etiquetado, junto a su certificación europea (CE) y a la referencia a la norma UNE.

El documento aclara que aunque no tenga esta última especificación, puede proteger frente a la Covid-19, ya que puede seguir otras normas. Sin embargo, si no aparece ninguna “no puede garantizar un nivel de protección”.

Su duración también depende del fabricante, y como en el caso anterior deben cambiarse cuando estén sucias, húmedas o se hayan deteriorado y se recomienda no utilizarla durante más de cuatro horas. Por otro lado, el manual advierte de que estos productos pueden tener fecha de caducidad.

Se pueden comprar en cualquier establecimiento, aunque deberán venderse debidamente empaquetadas, y explican que “sólo las farmacias pueden vender mascarillas quirúrgicas individualmente sin envasar y deben suministrarse en un formato que garantice su protección frente a la contaminación antes de su uso”.

Indicaciones sobre el uso de la mascarilla quirúrgica.
Indicaciones sobre el uso de la mascarilla quirúrgica.MINISTERIO DE CONSUMO
Por último, las mascarillas EPI “son Equipos de Protección Individual (EPI) y se recomiendan fundamentalmente para su empleo por profesionales para crear una barrera entre un riesgo potencial y el usuario”, aunque “también pueden estar recomendadas para grupos vulnerables por indicación médica”, señala.

Su objetivo es “filtrar el aire inhalado evitando la entrada de partículas contaminantes en nuestro organismo”, y dependiendo “de su eficacia de filtración pueden ser de tres tipos: FFP1, FFP2, y FFP3. Por su parte, aquellas con filtros contra partículas se dividen en P1, P2 y P3”.

Al igual que los dos modelos anteriores, su duración depende del fabricante, y debe sustituirse una vez se haya deteriorado, esté sucia o húmeda. En el etiquetado se indicará si la mascarilla es reutilizable (R) o si por el contrario debe deshecharse después de ser utilizada (NR).

Junto a estas indicaciones deberán aparecer también las certificacioness correspondientes, el europeo (CE) y el de cumplimiento de la normativa UNE, aunque “existen otras certificaciones válidas temporalmente durante la crisis de la Covid-19. Estas mascarillas deben estar previamente autorizadas”.

Pueden comprarse en farmacias, establecimientos especializados y grandes superficies, aunque se pide encarecidamente no adquirirlas, ya que son las que necesita el personal sanitario.

Indicaciones sobre las mascarillas EPI.
Indicaciones sobre las mascarillas EPI.MINISTERIO DE CONSUMO
¿Qué mascarillas deben utilizar los niños?
Los niños y niñas que estén sanos y tengan tres años o más deberán utilizar mascarillas higiénicas “acordes a cada rango de edad”, para lo que hay disponibles tres tallas entre los tres y los 12 años.

Por otro lado, los menores afectados por Covid-19, con síntomas o asintomáticos positivos, “deben usar preferentemente mascarillas quirúrgicas o higiénicas con espe- cificación UNE”.

La guía además subraya que es necesario que el niño sea supervisado por un adulto “durante la colocación, el uso y la retirada de las mascarillas”.

¿Cómo se coloca la mascarilla?
El manual ofrece además una guía para colocarse correctamente la mascarilla y que su eficacia sea la mayor posible. En primer lugar, es necesario lavarse las manos entre 40 y 60 segundos antes de tocarla, y después cogerla solo por las gomas de los extremos.

Después, debemos colocarla sobre la nariz, boca y barbilla, asegurándonos de que no se forman grandes huecos entre la mascarilla y el rostro, y pasar las gomas por las orejas. Por último, pellizcaremos la pinza nasal (el extremo más duro de la mascarilla) para que quede bien ajustada. Es importante evitar a toda costa tocar la parte externa de la mascarilla, y recomienda lavarnos las manos justo después si lo hacemos.

Para quitárnosla, debemos volver a lavarnos las manos y retirarla tocándola solo por las gomas y meterla en una bolsa de plástico. Una vez hecho esto cerraremos dicha bolsa y la depositaremos en la basura. Cuando hayamos finalizado este proceso, deberemos volver a lavarnos las manos.

Limpieza de las mascarillas y uso de las artesanales
En un último apartado, la guía además desaconseja las mascarillas de buceo “como barrera para reducir posibles contagios” de coronavirus, y no garantiza la eficacia de las artesanales ya que “los materiales y métodos de confección con los que se elaboran estas mascarillas son muy diversos” y pueden no estar certificadas.

Además, afirma que no es recomendable darle la vuelta a una mascarilla, ya que “esto no aumentará su durabilidad o eficacia”, y subraya que la mascarilla debe ajustarse bien a la nariz y cubrir la barbilla, si no “no tendrá la eficacia que debe”.

En cuanto a la limpieza de las mascarillas, Consumo indica que está señalado en las instrucciones de producto, y que hacerlo de otro modo puede dañarlo. Asimismo recuerda que el Ministerio de Sanidad ha publicado los métodos de lavado capaces de eliminar el virus.