Un total de 20 guardias civiles han resultado heridos por contusiones, al parecer leves, al frenar esta madrugada el intento de entrada irregular en Melilla de más de 150 inmigrantes, la mayoría de origen subsahariano, aunque había también varios magrebíes, ninguno de los cuales ha conseguido su objetivo.

Según ha informado un portavoz de la Delegación del Gobierno en Melilla, “salvo complicaciones se trataría de contusiones y el pronóstico de todos ellos es leve”, aunque a seis de ellos “se les ha dado la baja médica”.

Las mismas fuentes han informado de que este intento de entrada se ha producido a las 5.15 horas en la zona del Dique Sur, que un grupo de más de 150 personas han tratado de bordear a la carrera.

Ninguno de ellos ha logrado acceder a Melilla gracias al dispositivo desplegado por la Guardia Civil, que ha contado con la participación de la Policía Nacional, y en el que, según la Delegación del Gobierno, ha habido una “colaboración activa” de las fuerzas de seguridad de Marruecos.

 

La Delegación ha subrayado la violencia utilizada por los inmigrantes, que en su intento de entrada a Melilla portaban palos y han lanzado piedras.

20 agentes de la Guardia Civil han resultado heridos por contusiones, lesiones que a priori son leves.

Por redaccion

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar.    Ver Mas
Privacidad