Las mascarillas de tela siguen siendo tan efectivas como siempre. También frente a las nuevas variantes del coronavirus, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aunque el virus mute, el modo de transmisión es el mismo, por lo que el organismo no planea cambiar sus recomendaciones.

«Las mascarillas de tela, no quirúrgicas, pueden ser utilizadas por todas las personas menores de 60 años que no tengan problemas de salud», explicó la responsable de la gestión de la pandemia en la OMS, Maria Van Kerkhove, según AFP.

«En áreas donde el virus está circulando, se deben usar mascarillas cuando las personas están amontonadas y se vuelve imposible mantener al menos a un metro de distancia entre sí, así como en habitaciones con mala ventilación», señaló en una conferencia de prensa.

Las recomendaciones del organismo distan una vez más de las de algunos países europeos. Alemania y Austria acaban de imponer mascarillas homologadas (quirúrgicas o FFP2) en comercios y transportes.

El gobierno francés pide por su parte que se dejen de utilizar determinadas mascarillas de tela, incluidas las caseras, que se considera que filtran insuficientemente ante la aparición de nuevas variantes más contagiosas del coronavirus.

«Los países son libres de tomar las medidas que consideren necesarias», continuó Maria Van Kerkhove. Sin embargo, incluso con variantes que pueden ser más contagiosas, «no tenemos ningún indicio que sugiera que el modo de transmisión habría cambiado», argumentó la responsable de la gestión de la pandemia en la OMS. Por eso, respecto a las recomendaciones vigentes, «no pretendemos modificarlas en esta etapa».

Por redaccion

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar.    Ver Mas
Privacidad