El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha anunciado que cuando acabe el estado de alarma se terminará el cierre perimetral que pesa sobre la comunidad autónoma, si bien mantendrá el toque de queda fijado a las 23.00 horas. Ha recordado que en todo caso pedirá un «paraguas constitucional» que permita a las comunidades autónomas tener un «equilibrio prudente entre las medidas de restricción y la apertura hacia la vida normal».

«No se puede pasar de 100 a 0 ni de 0 a 100, hay que hacer un planteamiento de desescalada ordenado. Y yo quiero que ese paraguas sea constitucional porque no pienso sólo en el virus, sino en los derechos y libertades de todos los españoles», ha indicado.

Por redaccion

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar.    Ver Mas
Privacidad