Así acabo el cuello de uno de los repartidores de pizzas de la Pizzería Anvic de Almansa anoche, tras llevarse por delante un cable que algún o algunos elementos con sangre fría, colocaron de lado a lado de una de las calles de Almansa.

La empresa denunció públicamente los hechos ante la policía local de la localidad Almanseña y según comunican desde la empresa,  «esperamos que las autoridades gracias a la colaboración ciudadana y a las cámaras que hay por la zona, puedan identificar al culpable o culpables y sean condenados por este acto tan brutal».

Podemos afirmar que el accidente quedó en un enorme susto, pero podríamos estar lamentando algo muchísimo peor gracias a ésta gente incivica y con poca empatía hacia la vida.

El trabajador se encuentra con heridas leves pero con un buen susto que tardará en olvidar y qué estamos seguros de que mirara ahora más si cabe las calles.

 

 

Por redaccion

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar.    Ver Mas
Privacidad